reloj html

 

 

Cria

      Si bien todo cachorro de cualquier raza es una preciosidad, un cachorrillo de perdiguero es lo más especial. Ya desde pequeños demuestran su cariño hacia el dueño, no paran de jugar y mostrar su afecto.

Tanto jugar y trastear tiene sus consecuencias...

Si me das un masajito en la tripita, me quedo así de tranquilito...

Tras la tempestad, llega la calma, después de tanto jugar necesitamos un descanso…

       Para que la hembra durante la cría no aplaste a ningún cachorro, es absolutamente necesario que la paridera disponga de unas protecciones laterales como las que aparecen en la fotografía. De esta forma, los cachorritos pueden protegerse bajo las protecciones y no perecen aplastados por su madre.

           

Paridera con protecciones laterales.

 

       La AECPB tiene unas normas de cría propias dirigidas y avaladas por el asesoramiento científico de la Facultad de Veterinaria de León y de personal veterinario especializado en genética y zootecnia. Esto proporciona la garantía de calidad científica de las actuaciones, así como una seguridad en el futuro de los planes de cría.

       Para los socios disponemos de un servicio de asesoramiento que ayuda al socio que tiene una camada de perdigueros. Hay una serie de normas básicas:

1º.- Los sementales tienen que haber demostrado sus capacidades cinegéticas en las pruebas y mediante el Programa de Seguimiento de Caza Salvaje de la AECPB, y no deben poseer ningún defecto morfológico que le inhabilite para la reproducción.
2º.- La hembra deberá ver reforzada su alimentación tras el parto.
3º.- Una hembra que haya criado, no deberá ser cubierta en el celo siguiente, y se dejará al menos un celo libre entre parto y parto.
4º.- Cuando comience el celo de una hembra, el Socio establecerá contacto con la AECPB, donde se le informará de los machos más adecuados para servir a su hembra, y de éstos, cuales son los más próximos a su lugar de residencia.
5º.- La edad mínima de entrega de los cachorros será de dos meses y medio, tatuados y con todas las vacunas necesarias para su edad.
6º.- La garantía del cachorro será de un mes, durante este tiempo el responsable directo de los problemas de salud tales como muerte por parásitos, por falta de vacunas, etc., será el criador.
7º.- La AECPB dispone de un FONDO DE GARANTÍA para cubrir ejemplares que no reúnen las características morfológicas y capacidades cinegéticas de la raza. Si un Socio adquiere un ejemplar que no cumple esos requisitos, se le asignará un cachorro del Fondo de Garantía, que se nutre de las camadas de los Socios. En todo caso se conocerá el cachorro no apto y qué cachorro compensa.
8º.- Los problemas relacionados con el comportamiento del perdiguero que no sean congénitos y sí adquiridos, debido a una mala socialización, una inadecuada iniciación al tiro, etc., no tendrán derecho al Fondo de Garantía.